UA-12958609-1

domingo, 13 de junio de 2010

Cansado de dar órdenes que no funcionan?

Tirarías todo por la borda lo cual sería una locura?
Quien escribió o en qué lugar está escrito lo que está bien y lo que está mal? Puede haber varias respuestas. Cuál es la que sirve para tu caso? No todas son útiles para todos. Cada persona tiene sus propios problemas y su propia manera de ver dichos problemas. Lo que es problema para uno puede no serlo para otro.
Por qué es esto así? Qué hace que determinada situación se vuelva un problema? Dar órdenes que no funcionan puede definitivamente ser un problema para cualquiera. Cómo lo resuelves tú? Te da rabia, te enojas te sientes frustrado? Te das cuenta que en cierto modo te estás culpando sin saberlo?
Cuántos se sientan a pensar en cómo el otro recibe la orden y como la procesa para tener esa información como evidencia de búsqueda de otro camino para lograr lo que quisieron cuando dieron dicha orden? Muy pocos es la respuesta!!! Y por qué? Por que el ser humano se siente tan frustrado cuando esto le ocurre que empieza a sentirse mal y ese sentirse mal consigo mismo de que no le funcionó pone en juego a su poderoso y siempre listo señor EGO.
Al no ocurrir lo que esperaba el señor EGO hace que usted descargue su ira y su rabia consecuencia de su frustración hacia afuera como si hubiera allí afuera un culpable que tiene que pagar el pato o plato roto. Pues usted no quiere volverse el culpable. Y piensa que tiene que haber una CULPA. La CULPA no existe!!!
Y si empezamos a ver hacia adentro en lugar de hacia afuera para ver cómo fue que dimos la orden y si podemos intentar un camino diferente para lograr resultados diferentes a los que obtuvimos? Esta podría ser la CLAVE milagrosa de empezar a entender procesos en nuestra fuente de trabajo que a veces nos causan lo que no deseamos sentir.
Todos tuvimos en algún momento en algún área de nuestra vida un problema y específicamente el problema de dar una orden que no funciono como quisimos. Esto no tiene nada que ver con saber o no saber dar una orden, ya que aunque usted crea que sabe darlas estoy segura encontrará alguna experiencia en su vida muy frustrante por cierto en la cual dio órdenes que no funcionaron como usted quiso que funcionaran.
Piénselo y vea qué logra al experimentar esta nueva estrategia. Sólo le pido que comparta sus resultados. Desde ya muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios